Promover un clima de entendimiento entre la Administración Pública y las empresas de pequeño y mediano tamaño es esencial para el crecimiento económico de nuestro país, según se desprende del estudio presentado el pasado abril por el Instituto de la Empresa Familiar. Expertos en gestión de empresa coinciden en que es necesario facilitar la creación de empresas con un marco regulatorio flexible, a la vez que se debe promover una cultura de lo público, entendiendo esta como sustento y palanca para la inversión privada. En España, las empresas familiares, entre las que se encuentra MAZA Grupo, constituyen el 90% de los negocios, aportan el 70% del empleo privado y el 60% del valor añadido bruto de la economía española, según cifras oficiales.

Al respecto de las empresas familiares, el estudio señala que “su vocación de permanencia y la visión de largo plazo” explican algunas de sus características como “la asunción de riesgos, el compromiso con el entorno social y el territorio”. En este contexto afirma que es necesario asentar una comunicación bidireccional, que aporte estabilidad y confianza y que profundice en las necesidades de las empresas familiares. Los autores del estudio defienden asimismo la simplificación administrativa y fiscal. Estas son las premisas sobre las que a su juicio será posible dinamizar su actividad económica y generar riqueza que, a su vez, engrosará el Producto Interior Bruto.

Una mirada estratégica del informe a nuestro entorno nos recuerda la realidad del tejido empresarial español. En nuestro país el número medio de empleados en la empresa es un 22,4% menor que en el resto de países de la UE (4,5 frente a 5,8), con amplio predominio de trabajo autónomo y micro empresas. Esta coyuntura se traduce en un impacto sobre la productividad, internacionalización e inversión en investigación más desarrollo, necesarias para “impulsar crecimiento y generación de empleo”, concluye el escrito. El menor tamaño de la empresa también está relacionado con la mayor dependencia de créditos bancarios, asegura. En España esta alcanza el 40,4%, por encima del 31.4% de la zona euro. No obstante, es subsanable propiciando mayor conocimiento financiero y el acceso a sistemas alternativos de financiación.

grafico estudio empresa familiar 1 850px

La promoción del talento, entendida desde las etapas más tempranas de la educación reglada, es de importancia capital para potenciar la innovación en las empresas. Luchar contra el fracaso escolar y explorar vías para personalizar la propuesta curricular del alumnado son dos medidas defendidas por el colectivo, junto al incremento de acciones de formación continua para el trabajador.

En sus conclusiones, el análisis recuerda que las empresas “son el motor de crecimiento de la economía, y de ellas depende la viabilidad del sistema de protección social, las pensiones, la educación o la sanidad”. Es un ejercicio de responsabilidad entre Administración, empresas y ciudadanos aunar esfuerzos y remar en la misma dirección, para vertebrar los cambios que hagan posible fortalecer nuestra actividad económica.

El estudio ha sido coordinado por el Instituto de la Empresa Familiar con la participación de profesionales de las Escuelas ESCI-UPF e IESE y la colaboración de Fundación Bankia, Cuatrecasas y la Fundación COTEC para la Innovación. En Murcia fue presentado por la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (AMEFMUR) en junio. Se puede leer a través de este enlace.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>