Pepe García el Maza
Hijo de Paco “El Maza”, fundador del negocio que dio origen a lo que es MAZA Grupo, Pepe García lleva 30 años trabajando en esta empresa. Entró cuando su hermano Pedro – ahora jubilado- tomó el relevo. Padre de tres hijos y aficionado al deporte de riesgo, cree que el equipo se genera ayudando al compañero. Con él repasamos los cambios que ha experimentado su trabajo y profesión.

¿Cómo recuerdas tu primer día en esta empresa?

Recuerdo que éramos mi hermano Pedro y yo, los dos solos ante el peligro porque nos tocaba gestionarlo todo. Empecé en la empresa con 27 años cuando mi hermano sucedió a mi padre. Yo entonces era tallista de madera por eso me convertí en su peón porque él tenía mucha experiencia ya que llevaba desde crío en la empresa.

¿Han cambiado mucho las cosas desde entonces? ¿En qué sentido?

Como la vida misma ha cambiado todo muchísimo. Las ropas que llevábamos, las herramientas, en las formas de trabajar… La seguridad también ha cambiado bastante y para mejor.

¿Cómo es el día a día en la empresa? ¿Cuáles son tus tareas habituales? ¿En qué te sientes especialmente capacitado?

Pues en la parte que me corresponde es todo muy entretenido porque cambiamos mucho de sitio y de trabajos. No hay tareas habituales, lo hacemos casi todo. A veces estoy en cinco sitios en un día con distintas actividades.  Siempre puede faltar alguna, pero variamos mucho. Sí que sabemos con antelación lo que tenemos que hacer, como es lógico.

¿Tu puesto de trabajo ha evolucionado desde entonces?

Mi puesto de trabajo ha variado muchísimo, porque yo era peón de albañil de mi hermano y ahora puedo hacer casi cualquier cosa. Todo ha evolucionado mucho, desde las formas de trabajar, a las máquinas o los materiales que utilizamos, porque cada día salen cosas nuevas.

¿Cómo ha sido esa evolución? En muchos aspectos. Por ejemplo, en las cosas que te pueden hacer falta cuando estás en la obra. Ahora llamas por teléfono y en dos minutos tienes lo que necesitas. O en los materiales, que han cambiado mucho y tienes que saber qué estás tocando. También en la comodidad de la ropa de trabajo. Y tenemos mucho cuidado cuando estamos en la casa o en la empresa de un cliente. Tienes que ser delicado, aunque seamos albañiles y nuestro trabajo sea, por decirlo de alguna manera, basto. Esto siempre ha existido en la empresa. El trato con el cliente y tener cuidado con no estropear nada. Por eso muchos clientes se convierten casi en amigos. Y seguimos trabajando con muchos con los que empezamos mi hermano y yo hace 30 años.

¿Recuerdas algún proyecto especial por su dificultad, por su belleza, por su complejidad, o porque te hiciera ilusión desarrollarlo?

Sí. Recuerdo unos arcos que hicimos manualmente entre un compañero y yo, y que el dueño quedó muy satisfecho. Eso para mí fue lo más importante como siempre.

¿En qué consistió?

Fue un proyecto para un cliente antiguo que tenía una pastelería. Lo hicimos con un nuevo material, testurón, y aunque al principio el cliente estaba un poco preocupado, al final quedó muy contento. El haber sido tallista fue una ventaja en este caso. Y al ser un trabajo artesano, te quedas más satisfecho.

 

Pepe García el Maza en el almacén del grupo de arquitectura y construcción de Yecla. Y practicando sus deportes favoritos.

Pepe García “el Maza” en el almacén del grupo de arquitectura y construcción de Yecla, y practicando algunos de sus deportes favoritos como la escalada o el vuelo en parapente.

 

Perteneciendo a la familia MAZA cuando se habla de los valores MAZA ¿cómo te sientes?

Me siento orgulloso y satisfecho del trato que se establece entre compañero y empresa. Es como una familia y esto ocurre, incluso, con los mismos clientes.

El valor del equipo es muy importante en MAZA Grupo, ¿cómo se fomenta?

Se fomenta dándonos confianza los unos a los otros y así se evitan muchos problemas. Siempre que trabajas con una persona te puede ayudar o tu a ella. Siempre hay dudas y así se pueden solucionar. Es importante. Y tenemos técnicos que también solventan cualquier tipo de duda, y ahí es donde se forma el equipo. En el trato de la empresa prácticamente no hay diferencia entre los técnicos que trabajan en la oficina y los que estamos en la calle. Unos saben más de técnica y otros más de práctica.

Tus compañeros te estiman mucho… ¿Lo sabes?

Generalmente todos nos llevamos bien, aunque siempre puede haber alguna rencilla como en cualquier sitio. ¡Las hay hasta en las casas! (bromea).

En la fiesta de despedida de Pedro y Conchi, que se jubilaban, muchos descubrimos tus dotes de cómico y monologuista…

Yo no soy monologuista. Eso fue una improvisación.

Háblanos de tus aficiones…

Pues me gusta cualquier tipo de deporte, sobre todo practicarlo. Montaña, bicicleta, correr, montar en moto, salir a escalar, esquiar, nadar, tenis, y si puede ser volar, también.

En lo deportivo que tanto te gusta, ¿cuál es tu próximo reto?

Estoy con la manía de volar, pero mi hijo no me quiere dar clases y mi mujer me lo tiene prohibido … pero todo se andará. De momento, vuelo con mi hijo.

 

 

Leave a Reply