Category Archives: Edificios Históricos

Palacio de Huerto Ruano destacada
El Palacio de Huerto Ruano es uno de los últimos vestigios que nos permiten hacernos una idea de cómo era la vida de la acaudalada burguesía decimonónica en la ciudad de Lorca. Diseño del lorquino Arturo Navarro Alcaraz, conforme a las corrientes eclécticas que vestían las ciudades europeas del S. XIX. Las obras se ejecutaron entre 1877 y 1879-80, siendo el edificio foco de inspiración y admiración en la Región de Murcia durante el lustro siguiente.

 

Historia

Construido por encargo del empresario, banquero y posterior diputado liberal, Raimundo Ruano Blázquez (1855-1904). Ruano, natural de Águilas, había trabajado en su juventud en los negocios familiares en Edimburgo y a su regreso dedicó su actividad al esparto y la minería. El palacete se sitúa en la avenida Juan Carlos I, entonces llamada alameda del Duque Espartero, que se proyectó como zona de expansión del municipio. En ella se levantaron otros edificios de familias de la alta sociedad, aunque no se conserva ninguno en la actualidad. De hecho, el Palacio de Huerto Ruano fue deteriorándose décadas después hasta caer en un estado de abandono en los ochenta y noventa del siglo pasado.

A lo largo de los años ha tenido diferentes propietarios y usos. Entre ellos, en 1903 albergó la sucursal del Banco de Cartagena y en 1917 pasó a ser propiedad del alcalde de Lorca Simón Mellado. En 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural y adquirido por el Ayuntamiento en 1996. Un año después la Corporación inició su recuperación y, actualmente, el edificio alberga la Casa-Museo de Huerto Ruano. El inmueble también ha sido reformado en varias ocasiones, quizá la obra más destacada es la realizada por el notable arquitecto Víctor Beltrí, en 1925. Los últimos trabajos de rehabilitación se han realizado recientemente con motivo del terremoto que sufrió la ciudad en 2011.

 

El edificio

Levantado sobre planta cuadrada, consta de dos pisos de altura, rematados en sus flancos por sendas torres octogonales cubiertas por chapitel. La planta baja está realizada en piedra de sillería y la superior presenta un enfoscado que simula ladrillos rojos de aparejo isódomo. Es característico de su fachada el frontón curvo sobre la cornisa con un relieve que representa a un dios niño con el caduceo del comercio.

 

Palacio Huerto Ruano de Lorca

Foto de Murcianboy CC BY SA 3.0 en Wikimedia

La parcela delantera cuenta con un amplio jardín, que permanece fiel al original, a excepción de un pequeño estanque con escultura del lorquino Juan Dimas Morales que se encontraba en la construcción primera.   Acoge su interior un amplio vestíbulo del que parte una gran escalera de tipo imperial, con pasamanos de bronce y balaustres de cristal, posiblemente procedentes de Fábrica Valarino, en Cartagena. En la primera planta, se puede deleitar el visitante con un salón de estilo neonazarí, decorado con bellos elementos cerámicos y yesería inspirada en la Alhambra, como encontramos en otros edificios de la época. Otro elemento de gran belleza son las refinadas pinturas en los techos del vestíbulo y del hueco de la escalera. Estas alegorías a las bellas artes y a las estaciones del año fueron creadas por Manuel Wssel de Guimbarda en 1898.   Si deseas conocer otra impresionante casa señorial de la Región de Murcia, puedes leer este post sobre la Casa Cerdá.

 

A tener en cuenta

 

  • Uso: Museístico
  • Acceso: Público
  • Ubicación: Av. Juan Carlos I, 59. 30800 – Lorca
  • Nos gusta: La sobria e imponente porte palaciega del inmueble y los jardines

 

Si dedicábamos un post anterior al Casino de Cartagena, en nuestra sección de Edificios Emblemáticos de la Región de Murcia, nos trasladamos en esta ocasión a la capital para admirar su equivalente. A sus 170 años, el Real Casino de Murcia sigue mostrando todo su esplendor de antaño, o más si cabe, tras su profunda reforma a finales de la pasada década. Esta renovación le valió el título “Real” concedido por su Majestad el Rey Don Juan Carlos I. La cautivadora y fastuosa belleza del inmueble le lleva a ser el edificio civil más visitado de la Región, según la Sociedad del Casino.

Complementan su atractivo arquitectónico y artístico una oferta cultural permanente que enriquece a la ya de por sí nutrida agenda capitalina, y un club privado. Desde hace un par de años, la presencia de los más jóvenes se ha reforzado con la creación de una Comisión específica.

Façana casino Rafael Miro CC BY NC ND Flickr

 Façana Casino. Autor Rafael Miró CC BY NC ND en Flickr

 

Historia

Construido a partir de 1847 con obra original de Francisco Bolarín, el edificio fue finalizado por el arquitecto Pedro Cerdán Martínez en 1902. Es uno de los más bellos ejemplos del eclecticismo arquitectónico y, precisamente, parte de su encanto es esta mezcla de estilos, empleados en la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX. Fue declarado monumento histórico-artístico nacional en 1983 y en la actualidad está declarado como Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento. Se encuentra situado en el casco antiguo de la ciudad.

Como curiosidad, se trata del único edificio de la Región de Murcia recogido en la guía elaborada por Richard Cavendish, con la colaboración de la UNESCO, 1001 lugares históricos que hay que ver antes de morir. El libro recoge obras de todo el mundo y el autor describe este edificio como uno de los casinos más bellos de España.

 

El edificio

Las zonas más destacadas del edificio son la fachada de la calle Trapería, erigida por Pedro Cerdán y el escultor Manuel Castaños, con elementos decorativos clásicos y modernistas. Sobresale en la composición una imponente cabeza femenina en el arco de entrada.

El Patio Árabe, también obra de Castaños, está realizado en dos alturas e inspirado en los salones de La Alhambra y el Alcázar de Sevilla, con una impresionante decoración neonazarí de láminas de pan de oro. Está jalonado por una gran cúpula de tres alturas en hierro y cristal.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Entrada Casino Murcia. Autor Amaianos CC BY en Flickr

1200PX~1

 Casino de Murcia. Autor Amaianos CC BY en Flickr

El Patio Pompeyano o Romano, presidido por una venus del escultor José Planes y circundado por 14 columnas de capitel jónico. Alberga dos reproducciones escultóricas de Danaide y Amazona, cuyos originales se pueden ver en el Museo Vaticano.

Murcia_Jose_Planec_Casino By MOs810 - Own work, GFDL, httpscommons.wikimedia.orgwindex.phpcurid=10392181

Murcia Jose Planec Casino. Autor MOs810 CC BY SA en Wikimedia

El salón de baile constituye un amplio espacio en doble altura, de estilo neobarroco. De sus techos, decorados con alegorías a las artes, penden cinco impresionantes arañas de cristal de Bacarat con más de 700 bombillas.

Otras dependencias abiertas al público son la biblioteca de estilo inglés, con una tribuna superior de madera tallada, y el tocador de señoras, cuyo techo está decorado con pinturas que representan a la diosa Selene.

A través de la web del Real Casino de Murcia se puede realizar una visita virtual y con realidad aumentada.

 

A tener en cuenta

  • Uso: Recreativo
  • Acceso: Para socios. Se pueden concertar visitas a la planta baja
  • Ubicación: C/ Trapería, 10. 30001 – Murcia
  • Nos gusta: Su mezcla de estilos artísticos

 

 Fotografía destacada: Patio Pompeyano. Autor Yon Mora CC BY en Flickr

Nos trasladamos en estas líneas hasta Cartagena, dentro de nuestra sección de edificios emblemáticos de la Región de Murcia, para admirar una de las numerosas obras de Víctor Beltrí, gran exponente del modernismo arquitectónico español. Ubicada en la calle Mayor, el Casino de Cartagena es una reforma del palacete construido por encargo de Francisco Javier Everardo-Tilly, Marqués de Casa Tilly, en 1762. Fue adquirida un siglo después por la Sociedad de Recreo Casino de Cartagena, primero en régimen de alquiler y posteriormente en propiedad.

La reforma fue efectuada por Víctor Beltrí en 1896 a partir de una primera obra de renovación efectuada dos décadas antes. En 2009, el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia declaró Bien de Interés Cultural tanto al edificio como a la mayor parte de su contenido.

 

El proyecto

El edificio consta de dos plantas y entreplanta. En su fachada conviven una mezcla de estilos y materiales con un toque exótico, muy al uso de las obras eclécticas que marcaban tendencia en Madrid y Barcelona y que también podemos apreciar en otras de sus obras en la ciudad, como la Casa Cervantes y el Palacio de Aguirre.

Su puerta se alza hasta la entreplanta y se distingue del conjunto por sus muros acristalados con pilares y vigas de hierro, que se conocen como peceras.

En la segunda planta destacan cuatro medallones relativos a las ciencias, la guerra, la industria y el comercio y las bellas artes, que son un elemento característico de la construcción.

Interior Casino de Cartagena Casino de Cartagena in Spain 2016 b Øyvind Holmstad CC BY SA 4.0 en Wikimedia

Al traspasar el umbral, recibe al visitante un patio central en torno al que se distribuyen las dependencias del edificio, decorado con azulejos sevillanos, de Triana, y donde se alzan dos columnas de mármol blanco diseñadas por el arquitecto. La escalera que da acceso a las plantas superiores es obra de Ramón Amaré, con forja floral en barandas y balaustre. En la meseta intermedia de la escalera principal encontramos una sala de exposiciones y una de juntas y en los pisos superiores, distintas dependencias destinadas a ocio.

La biblioteca, en la segunda planta, cuenta con un interesante archivo y está iluminada por una claraboya sobre estructura de madera y azulejos. Los cristales están grabados al ácido de gran calidad, como en la galería, con motivos de cañas de indias. El salón de baile es otra de las dependencias más impresionantes, con una gran lámpara central de tipo escultórico llamada Gloria coronando al genio.

Uno de los aspectos más funcionales y atractivos del proyecto es el sistema de iluminación cenital empleado por Beltrí, que proporciona luz natural a las principales dependencias.

 

Víctor Beltrí, exponente modernista

El tarraconense Víctor Beltrí ha dejado un importante legado en Cartagena y La Unión. Responsable de gran parte de la nueva configuración y estética urbana, como es el caso del Barrio del Peral o el casco histórico de Cartagena. Entre su prolífica obra figuran muchas construcciones declaradas Bien de Interés Cultural.

 

A tener en cuenta

  • Uso:Recreativo
  • Acceso: Para socios. Hay visitas guiadas
  • Ubicación: C/ Mayor, 15. 30201 – Cartagena
  • Nos gusta: La iluminación cenital

 

Casino de Cartagena de noche

Fachada de Casino de Cartagena de Hogui CC BY SA 3.0 en Wikimedia

 

Fotografía destacada: Casino Cartagena Enrique Freire CC BY Flickr

Casa Cerda, Murcia. Imagen Ramón Cutanda Loopez CC BY Flickr
Seguimos nuestro recorrido por las joyas arquitectónicas de la Región de Murcia con nuestro particular homenaje a esos bellos edificios que conforman nuestra historia. Después de visitar la Basílica de la Purísima de Yecla, nos desplazamos hasta la Plaza de Santo Domingo, en Murcia, para admirar uno de los edificios más destacados de la capital murciana: La Casa Cerdá.

Catalogado como Bien de Interés Cultural, la Casa Cerdá emerge contundente en la Plaza de Santo Domingo, como punto de partida del paseo arbolado de La Gran Vía Alfonso X el Sabio.

El edificio de viviendas fue construido en 1934 y es el trabajo cumbre del arquitecto José Antonio Rodríguez Martínez. De estilo Ecléctico, se construyó por encargo de Joaquín Cerdá Vidal, miembro de una conocida familia de empresarios de la ciudad. Dos años duró la edificación de esta emblemática obra de Murcia. Al igual que otros significativos legados que nos dejó el arquitecto murciano -como la casa Díaz Cassou, la Convalecencia. la Casa de los Nueve Pisos y el Edificio de la Alegría de la Huerta-, la Casa Cerdá se diseñó para para cumplir una doble función comercial y residencial.

Su arquitectura está dividida en tres niveles, que se diferencian con templetes circulares. La fachada luce altas columnas jónicas y pilastras de estilo dórico, con diferentes materiales y colores -rojizos, verdes y blancos- cuya combinación confiere gran personalidad a este céntrico edificio.

El cuerpo inferior sujeta la carga del edificio y le proporciona un aspecto macizo y soberbio. La parte central mantiene un diseño decó, tanto en la forja de los balcones, como en los arcos que rodean las ventanas. En la misma línea, continúan las dos alturas superiores que se utilizan como áticos. Como remate, una cornisa y una cúpula que servirá de mirador, abierta a cualquier punto de alrededor.

Sin duda, La Casa Cerdá es un edificio de los que parece grabarse en tu mente por su espectacular, belleza y grandiosidad.

Plaza de Santo Domingo, Casa Cerdá Murcia. Imagen de Wilmes CC BY NC Flickr

Plaza de Santo Domingo, Casa Cerdá Murcia. Imagen de Wilmes CC BY NC Flickr

Casa Cerda Felipe Ortega CC BY SA Flickr

Casa Cerda Imagen de Felipe Ortega CC BY SA Flickr

Casa Cerda Ramón Cutanda Lopez CC BY Flickr

Detalle de fachada, Casa Cerdá Murcia. Imagen de Ramón Cutanda Lopez CC BY Flickr

 

A tener en cuenta

Uso: Residencial / Comercial
Acceso: Privado con bajo comercial
Ubicación: Pza. Santo Domingo, 2 – Murcia
Nos gusta: La magnificencia de sus altas columnas jónicas y el templete de planta circular que remata el edificio.

Mostrar la riqueza patrimonial de la Región de Murcia era algo que llevábamos tiempo deseando hacer. Esta Comunidad se distingue por su buen clima, el carácter afable de sus gentes, su huerta,… pero cómo no destacar su belleza y singularidad arquitectónica. Obras centenarias y vanguardistas; en ocasiones sus perfiles entretejen anecdóticos rincones y plazas que desafían el paso del tiempo con un encanto especial, matizado por la luz mediterránea. Nos sentimos afortunados de comenzar una serie de post dedicados a esos “Edificios para la Historia”, que se publicarán el día 30 de cada mes, en nuestra Sección de Inspiración. Como no podía ser de otra manera, el primer texto lo dedicamos a Yecla, la tierra que vio nacer a MAZA Grupo, y a una de sus construcciones más representativas.

Jalona el horizonte yeclano la carismática bóveda blanquiazul de la Basílica de La Purísima, que con sus colores parece acercar el cielo a las calles de la localidad. No encontrará el visitante otra similar en toda la diócesis de Cartagena, obsequiando al espectador con una singular panorámica de gran encanto. La construcción, de predominio neoclásico, es una joya de la arquitectura del siglo XVIII pero sobre todo es un auténtico símbolo de Yecla. Protagoniza una intensa historia en la que, generación tras generación, los ciudadanos demuestran gran tesón y voluntariedad para lograr su construcción, haciendo frente a un sinfín de adversidades económicas y sociales.

Yecla._Basílica_3 Enrique Íñiguez Rodríguez Qoan CC BY SA 3.0 1000x760

Fotografía de Enrique Íñiguez Rodríguez (Qoan) CC BY-SA 3.0 en Wikimedia Commons

 El proceso de edificación de la Basílica Arciprestal de la Purísima Concepción de Yecla se inició en 1769. El municipio requería un nuevo lugar de culto debido a la creciente población. Una situación que no era en absoluto nueva porque diversas voces habían advertido de tal circunstancia desde mediados del siglo anterior. En 1772 se concede el permiso eclesiástico para la construcción, con la condición de que la obra debía ser sufragada por la villa. Así comienza la estrecha relación de la localidad con esta bella creación arquitectónica.

La primera piedra se coloca el 22 de octubre de 1775, con piedras traídas del Monte Arabí, en el término municipal, y desde el mismo comienzo de las obras surgen los conflictos. El primero pondría en tela de juicio al arquitecto creador del proyecto, José López, que fue destituido tras varios pleitos que retrasaron la construcción hasta 1780. En esa fecha se prosigue el trabajo con pocas variaciones respecto al plan inicial de López, introducidas por Mateo Bolarín y José Alcami. En apenas un lustro, los problemas de financiación acechan la continuidad de la edificación hasta el punto de suspender su ejecución en 1793. Diez años después se reinician los trabajos, que nuevamente se verían suspendidos por los continuos enfrentamientos bélicos, como la Guerra de la Independencia o Las Guerras Carlistas, y la nefasta gestión económica que condenó a la pobreza a muchas zonas del país, también sacudidas por epidemias mortíferas como el cólera.

El arquitecto Jerónimo Ros asumió la dirección de la obra en 1859, confiriendo un diseño neoclásico a algunos de los elementos más destacables, como la cúpula. En 1868 se consagra finalmente la Basílica aunque su interior quedaría destruido tras pocas décadas, en la Guerra Civil Española. Lejos de achantarse, los yeclanos trabajan de forma voluntaria en la reconstrucción, aportando su tiempo y conocimientos, hasta que en 1954 ya se muestra con el esplendor que la caracteriza.

Yecla._Basílica_exterior Enrique Íñiguez Rodríguez Qoan CC BY SA 3.0 499x665px 2

Fotografías de Enrique Íñiguez Rodríguez (Qoan) CC BY-SA 3.0 en Wikimedia Commons

El edificio

Está concebido como un ambicioso proyecto. Se levanta sobre una planta de tres naves en forma de cruz latina, separadas por arcos de medio punto y una girola en el presbiterio, donde confluyen las naves laterales. Impresiona la longitud de la nave central, de 50 metros  y la crucera, de 40 metros, siendo la primera más elevada que las anexas. En estas encontramos una serie de capillas dispuestas en los contrafuertes.

Gruesos pilares de sección cruciforme sustentan las cubiertas de la basílica y en la nave central son destacables las pilastras corintias emplazadas sobre altos pedestales. Están rematadas con capiteles de dos filas de hojas de acanto y dos pequeñas volutas. Sobre el crucero, se sitúa la característica cúpula semiesférica peraltada y en el ángulo noroeste se emplaza un pequeño campanario, dividido en tres cuerpos. El inferior, sobrio, sin aberturas, el central de estilo neorrománico y el superior que alberga las campanas.

La girola es una de las partes más destacables de la construcción con un atractivo diseño de bóvedas y portadas con gran ornamentación. Dispone de cuatro cuerpos cubiertos con bóveda de arista y otros cuatro de menor tamaño con bóveda de medio cañón. Alberga cuatro capillas, la del Carmen, la de la Antesacristía, la de las Virtudes o de las Angustias, y la de la Comunión, la más grande del templo.

Accedemos al templo por la fachada principal y a través de sendas puertas en los laterales. Junto a su belleza arquitectónica, el interior nos deleita con impresionantes pinturas de las bóvedas de la nave central, el crucero y el ábside, obra de Manuel Muñoz Barberán, entre 1953 y 1956, y las de la cúpula, de Rafael Roses de Rivadavia. Las acompañan numerosas vidrieras en el crucero y las naves, además de una importante representación pictórica y escultórica. Entre las obras artísticas, destacan las de Francisco Salzillo, si bien el grueso de estas data del siglo XX.

Debido a tantas vicisitudes, algunas partes del templo se han quedado sin rematar. Es el caso de los capiteles en las pilastras que se sitúan en la fachada principal, donde originariamente se iban a colocar unas exedras para acceder al recinto. Lo mismo sucede con otros capiteles en el interior de la basílica y en la fachada norte.

basilica yecla int jose casielles cc by nd 1000x750px

Fotografías de José Casielles CC BY-ND en www.flickr.com

La cúpula

Obra de Jerónimo Ros, a partir del diseño de José López. La cúpula definitiva es más reducida que la original y se inspira en la del Jardín Botánico del Bosque de Bolonia en París. Está revestida con teja vidriada en bandas helicoidales de colores blanco y azul. Su brillo y sus colores le confieren una personalidad propia y sin igual en toda la Diócesis de Cartagena.

Se puede encontrar más información en la página de la Basílica https://basilicadelapurisima.com/basilica/ y el siguiente vídeo elaborado para Región de Murcia Digital detalla la interesante historia del templo.

 

 

A tener en cuenta

  • Uso: De culto
  • Acceso: Libre
  • Ubicación: C/ España. 30510 – Yecla
  • Nos gusta: Su cúpula confiere un aspecto muy característico a la localidad

 
En el siguiente post de la serie visitamos La Casa Cerdá de Murcia.